29. El Excmo. y Revmo. Sr. Dr. D. José Mora y del Río

(1907 - 1928)

  • Traslado de León: 27 noviembre 1908
  • Posesión: 12 febrero 1909
  • Imposición del palio: 12 febrero 1909
  • Desterrado de México: 21 abril 19271
  • Muerto: 22 abril 19282

1 “Son conducidos fuera del país a bordo del tren de Laredo los Ilmos. Sres. Arzobispos de México y Michoacán y obispos de Aguascalientes, Saltillo, Cuernavaca y Chiapas en Colección de efemérides publicadas en el calendario del más Antiguo Galván, desde su fundación hasta el 30 de junio de 1950, México, Antigua Librería de Murguía, 1950, segunda parte, p. 685.
2 En San Antonio, Texas. Gómez Tort, op. cit.

Nació en el pueblo de Pajacuarán, estado de Michoacán, el año de 1854. Cursó su instrucción primaria en su pueblo natal, pasando después al Colegio Clerical de Jacona en donde cursó la carrera sacerdotal habiendo sido enviado al Colegio Pío Latinoamericano de Roma en donde se doctoró en Sagrada Teología.

Vuelto a México, fue rector y profesor del Colegio Clerical de Jacona, pasó más tarde a México en donde desempeñó la cátedra de matemáticas en el Colegio Clerical de San Joaquín, siendo secretario de visita del Excmo. Sr. Arzobispo Labastida, más tarde fue prosecretario de la Sagrada Mitra y 1893 fue preconizado primer Obispo de Tehuantepec, en donde permaneció por espacio de 14 años, siendo trasladado en 1901 al Obispado de Tulancingo y después al de León.

Fue preconizado Arzobispo de México en 1909 y gobernó la arquidiócesis hasta el año de 1928; Murió el 22 de abril de ese mismo año en San Antonio Texas, E.U.A. en donde estaba desterrado.

Nació el 24 de febrero de 1854 en Pajacuarán, Michoacán. De firmes convicciones católicas, hizo estudios como seminarista en Zamora; luego pasó al Colegio Pío Latino de Roma, donde después se licenció en derecho canónico y doctoró en teología y derecho. Siguió una trayectoria siempre ascendente dentro del sacerdocio: en diciembre de 1877 fue ordenado presbítero en la Ciudad de México. El 19 de marzo de 1893 fue consagrado primer obispo de Tehuantepec y trasladado con el mismo cargo a Tulancingo el 23 de noviembre de 1901; posteriormente, fue transferido a León el 15 de septiembre de 1907, de donde fue enviado a la Arquidiócesis de México el 27 de noviembre de 1908.

Permaneció como Arzobispo durante la revolución. Al proclamarse la Constitución de 1917, que no otorgaba personalidad jurídica a las iglesias, prohibía la participación del clero en la política, su derecho a poseer bienes raíces, así como el culto público fuera de las dependencias eclesiásticas, Mora y del Río, además de los arzobispos de Michoacán, Yucatán, Linares y Antequera y todos los obispos de la República publicaron una protesta que decía en su primer párrafo: “El Código de 1917 hiere los derechos sacratísimos de la Iglesia Católica, de la Sociedad mexicana y los individuales de los cristianos, proclama principios contrarios a la verdad enseñada por Jesucristo, la cual forma el tesoro de la Iglesia y el mejor patrimonio de la humanidad; y arranca de cuajo los pocos derechos que la Constitución de 1857 (admitida en sus principios esenciales como ley fundamental por todos los mexicanos) reconoció a la Iglesia como sociedad y a los católicos como individuos”.

La oposición del clero a la Constitución de 1917, continuó durante los años siguientes y el conflicto entre la iglesia católica y el gobierno se fue agravando. En 1921 estalló un petardo en la casa de Mora y del Río; más tarde flotó la bandera rojinegra en las catedrales de México y Morelia, y estallaron bombas en el arzobispado de Guadalajara y en la Basílica de Guadalupe.

La oposición del clero a la Constitución de 1917 era compartida por las empresas petroleras norteamericanas que veían amenazados sus intereses por el artículo 27 de la nueva Constitución, de modo que no fueron ajenas al movimiento religioso católico, propiciaron que éste se vinculara con organizaciones católicas radicales estadounidenses, lo estimularon y cuando ya no les fue útil, intervinieron en su solución mediante el embajador Morrow.

En 1921 se inició un movimiento para erigir un monumento a Cristo Rey en el cerro del Cubilete, cerca de la ciudad de León, Guanajuato. El arzobispo Mora y del Río, señaló que el monumento “entroniza al Sagrado Corazón de Jesús sobre toda la República”, lo que significaba proclamar la ascendencia temporal de la religión Católica en México. Se colocó la primera piedra el 11 de enero de 1923 y el nuncio apostólico, monseñor Ernesto Filippi, ofició en el acto. El gobierno consideró la ceremonia no sólo un acto de culto externo prohibido por la ley, sino de desobediencia a las autoridades, por lo que ordenó suspender la construcción del monumento y la expulsión de monseñor Filippi por “extranjero pernicioso”.

El periódico católico El Obrero de Guadalajara, inició una campaña para adoptar el grito de batalla "¡Viva Cristo Rey!" Sin embargo, el gobierno, al igual que el Vaticano, no emitió ninguna declaración al respecto. En octubre de 1924 se realizó un Congreso Eucarístico en la capital mexicana, en el que los obispos consagraron la ciudad al Sagrado Corazón de Jesús. Pero debido a que Obregón había ordenado al procurador la consignación del Congreso Eucarístico por violar a la Constitución, el congreso terminó sin la anunciada peregrinación a la Basílica de Guadalupe.

El 7 de febrero de 1925, Mora y del Río es consignado por el procurador del Estado de Veracruz por violar la Constitución al ser recibido con arcos triunfales en San Andrés Tuxtla. El día 21 de febrero siguiente, se creó, con apoyo de la CROM, la Iglesia Católica Apostólica Mexicana, que como una institución independiente del Vaticano, se apoderó de la iglesia de La Soledad en ciudad de México, templo que después de una trifulca entre papistas y cismáticos fue cerrado para ser convertido en biblioteca pública. Asimismo, en Tabasco, el gobernador Tomás Garrido Canabal puso en vigor un decreto que obligaba a los sacerdotes a casarse para poder oficiar, y en Tamaulipas se prohibió oficiar a los sacerdotes extranjeros.

En reacción a estas acciones, grupos de católicos, principalmente de la Asociación Católica de Jóvenes Mexicanos ACJM, alentados por parte del clero, formaron la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa el 17 de marzo de 1925, que pretendía obtener la libertad religiosa por medios legales; como fue declarada ilegal, operó clandestinamente. Difundía que los ataques del gobierno a la iglesia católica - y a las propiedades petroleras - eran parte de un complot bolchevique mundial (la idea era provocar la intervención norteamericana en auxilio de las compañías petroleras, cuyo resultado final sería el derrocamiento de Calles y la defensa de la Iglesia en México). En respuesta, en entidades como Tabasco, Chiapas y Jalisco se prohibió el culto católico. A su vez, en varias iglesias del país se suspendió el culto, en “señal de duelo” ante las prohibiciones.

El 4 de febrero de 1926 el diario El Universal publicó la siguiente declaración de Mora y del Río: “La doctrina de la Iglesia es invariable, porque es la verdad divinamente revelada. La protesta que los prelados mexicanos formulamos contra la Constitución de 1917 en los artículos que se oponen a la libertad y dogmas religiosos, se mantiene firme. No ha sido modificada sino robustecida, porque deriva de la doctrina de la Iglesia. La información que publicó El Universal de fecha 27 de enero en el sentido de que emprenderá una campaña contra las leyes injustas y contrarias al Derecho Natural, es perfectamente cierta. El Episcopado, clero y católicos, no reconocemos y combatiremos los artículos 3o., 5o., 27 y 130 de la Constitución vigente. Este criterio no podemos, por ningún motivo, variarlo sin hacer traición a nuestra Fe y a nuestra Religión”.

El día 8 siguiente fue reproducido de modo íntegro el documento publicado en 1917. El secretario de Gobernación, Elías Calles contestó consignando al arzobispo ante la Procuraduría General de Justicia. Mora y del Río fue detenido. Se procedió también a la clausura de algunos templos y centros religiosos, así como a la expulsión de sacerdotes extranjeros. A continuación Calles ordenó la expulsión de Jorge José Caruna, delegado apostólico.

Calles consideró las declaraciones del Arzobispo Mora como una ofensa y un reto al gobierno e invitó al Congreso a reglamentar el artículo 130. La reglamentación de este artículo, la Ley de Cultos, fue conocida como la Ley Calles, que mandaba la clausura de escuelas religiosas y la expulsión de sacerdotes extranjeros, y se limitaba el número de los nacionales a uno por cada seis mil habitantes. Los sacerdotes debían registrarse ante las autoridades municipales, quienes estaban facultadas para otorgar las licencias para ejercer. Asimismo, se sancionaba todo tipo de educación religiosa. El Gobierno no quería cerrar las iglesias, lo que pretendía era que sus bienes fueran inventariados y custodiados por las juntas de vecinos, lo que no le pareció a los obispos, quienes lanzaron excomunión a todo aquel que colaborara con este fin.

La Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa respondió el 14 de julio de 1926 con un bloqueo que pretendía la “paralización de la vida social y económica”; al efecto convocó a sólo comprar lo indispensable, no asistir a diversiones, no concurrir a escuelas laicas, minimizar el consumo de productos ofrecidos por el Gobierno, no comprar lotería, ni utilizar vehículos a fin de no comprar gasolina, entre otras medidas.

El 25 de julio siguiente, después de haber consultado al papa Pío XI y de haber obtenido su aprobación, el Episcopado decidió suspender en todos los templos del país “el culto público que exija la intervención del sacerdote” como forma de protesta a partir del 31 de julio de 1926, día anterior al que entraría en vigor la “Ley Calles”. Además, los obispos ordenaron a sus feligreses retirar a sus hijos de las escuelas públicas, y apoyar el bloqueo económico social declarado por la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa. El Papa Pío XI autorizó a los sacerdotes llevar a cabo una liturgia breve para la misa y celebrar en cualquier lugar y aún sin vestimentas litúrgicas.

El conflicto afloró con declaraciones, desplegados, publicaciones, marchas y hasta un debate en el Teatro Iris entre secretarios de Estado y miembros de la Liga. Después siguieron rumores de un levantamiento y diversas aprehensiones. El Episcopado rechazó toda acusación de rebelión. El 7 de septiembre Mora y del Río, en su carácter de presidente del Comité Episcopal, se dirigió a la Cámara de Diputados, apoyado con dos millones de firmas, solicitando la reforma de los artículos constitucionales que impugnaba, pero su instancia fue rechazada el día 21 por mayoría de votos.

Al fracasar el bloqueo económico social, la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa recurrió a las armas, desencadenando la sangrienta rebelión cristera el 1° de enero de 1927, frente a la cual la jerarquía eclesiástica mantuvo una posición ambigua. La “cristiada” fue encabezada por el ex general federal Enrique Gorostieta, hijo del abogado del mismo nombre que fue ministro de Hacienda de Victoriano Huerta.

El arzobispo Mora y del Río fue desterrado, en compañía de arzobispos, obispos y religiosas, el 21 de abril de 1927. Murió en el exilio, en el San Antonio, Texas, EUA, el 22 de abril de 1928.

1 Sin información de fuente.


30.  El Excmo. y Revmo. Sr. Dr. D. Pascual Díaz y Barreto, S.J.

(1929 - 1936)

  • Trasladado de Tabasco: 25 junio 1929
  • Posesión: 28 junio 1929
  • Muerto: 19 mayo 1936

Nació en Zapopan, Jalisco, el 22 de junio de 1876. Estudió primaria allí mismo; estuvo un año en el Colegio Apostólico de la Venerable Orden Franciscana, e ingresó al Seminario de Guadalajara el 18 de octubre de 1887, donde curso latinidad, filosofía, teología y derecho canónico.

En septiembre de 1899 le ordenó sacerdote Illmo. Sr. D. Atenógenes Silva, Obispo de Colima, por sede vacante en Guadalajara; celebró su primera misa el 8 de octubre siguiente. Fue Vicario de San Pedro Analco. El Sr. Arzobispo Don Jacinto López, lo nombró profesor de segundo y tercer años de latín y filosofía, luego traductor de la curia, prosecretario del Provisiorato y Secretario particular del mismo Arzobispo.

Ingresó en la Compañía de Jesús el 6 de octubre de 1903; perfeccionó sus estudios en Oña, Burgos, Angién, Amberes, Leija, Lovaina; Namur y Champagne, y recibió el doctorado en Tolosa. Fue Profesor y Prefecto Superior en el Colegio de Mascarones (México) y enseñó filosofía en el de Tepotzotlán en 1915. Capellán de la Sagrada Familia cuya fábrica apenas comenzaba, la cual continuó y concluyó en diciembre de 1922.

Preconizado Obispo de Tabasco y consagrado en la Basílica de Guadalupe, el 2 de febrero de 1923. Secretario del Comité Episcopal, fue desterrado durante la persecución religiosa de enero de 1926. Promovido a Arzobispo de México el 20 de julio de 1929; tomó posesión el 28 del mismo mes y recibió el Sacro Palio, el 7 de septiembre del propio año. Asistente al Sacro Solio Pontificio y Conde Romano, el 12 de diciembre de 1935. Murió el 19 de mayo de 1936.

Nació en Zapopan, Jalisco, el 22 de junio de 1875. Era miembro de una familia de indios huicholes. Sus padres fueron Don José Díaz, músico de la Iglesia, y Doña María Barreto. En 1887 inició sus estudios de música en el Colegio Apostólico. Ese mismo año se trasladó a Guadalajara para ingresar al Seminario Conciliar. En 1892 inició sus estudios teológicos.

Don Pascual fue ordenado sacerdote por el Obispo de Sinaloa el 17 de septiembre de 1898 en la Iglesia de San José. Después de haber trabajado como catedrático en el seminario de Guadalajara, el joven sacerdote ingresó a la Compañía de Jesús e hizo sus primeros votos dentro de la misma el 9 de octubre de 1905.

Vivió en España y Bélgica durante los años siguientes para perfeccionar sus conocimientos de filosofía. En Bélgica aprendió a hablar francés a la perfección y consiguió un doctorado. A su regreso de Europa, Don Pascual impartió la cátedra de Filosofía en Tepoztlán y en el Colegio de Mascarones. Después del triunfo del ejército constitucionalista, Don Pascual tuvo que ocultarse y se vio obligado a cambiar su nombre por el de Luis Barreto. Pero en 1916, cuando las cosas se habían apaciguado, fue nombrado superior de la residencia de la Sagrada Familia

El 11 de diciembre de 1922 el papa Pío XI nombró a Don Pascual Obispo de Tabasco. El nuevo Obispo fue consagrado el 2 de febrero de 1923 en la Basílica de Guadalupe por Maximino Ruiz y Flores, delegado apostólico del Papa. En octubre de 1924 fue invitado a la Ciudad de México para que asistiera al Congreso Eucarístico y en 1926, después del cierre de las iglesias, fue designado Secretario del Comité Episcopal.

Don Pascual, junto con el delegado apostólico, se entrevistó con el presidente Emilio Portes Gil en 1929 para llegar a un acuerdo sobre la cuestión religiosa. Después de hablar con el presidente, se dirigió a la Basílica de Guadalupe donde recibió la noticia de su nombramiento como Arzobispo de México. Fue consagrado por el delegado apostólico en la Basílica de Guadalupe el 17 de septiembre de 1929.

En diciembre de 1930 el arzobispo Díaz denunció el protestantismo y la presencia de sus sectas en México. También condenó una propuesta de ley que prohibía que las religiones fueran representadas por más de un clérigo por cada 50 mil habitantes. Don Pascual publicó una carta pastoral en 1936 para reforzar la postura que tenía la Iglesia en contra del socialismo. En ella el arzobispo afirmó que aquellos que enseñaran o practicaran el socialismo estarían cometiendo un pecado mortal.

“Ningún católico pude ser socialista, entendiendo como socialismo el sistema filosófico, económico o social que, de alguna forma u otra, no reconoce los derechos de Dios y de la Iglesia, ni el derecho natural de todo hombre para poseer los bienes que ha adquirido”, dice la carta.

Don Pascual Díaz Barreto murió en la Ciudad de México en 1936.

1 Sin información de fuente.


31. El Excmo. y Revmo. Sr. Dr. D. Luis María Martínez y Rodríguez (Siervo de Dios)

(1937 - 1956)

  • Trasladado: 20 febrero 19371
  • Posesión: 14 abril 19372
  • Palio: 14 febrero 1938
  • Arzobispo Primado: 18 julio 19513
  • Muerto: 9 febrero 1956

1 Era obispo titular de Mistia, auxiliar y coadjutor de Morelia.
2 “Durante la ceremonia en catedral se desploma una parte del piso y unas 70 personas caen en la cripta, lesionándose algunas ligeramente.” Colección de las efemérides…, p. 766.
3 Primado significa primero, es decir, la sede fue distinguida como la principal de México por su antigüedad e importancia histórica, por ello su nombre de Arquidiócesis Primada de México, por decisión pontificia del 29 de junio de 1951.

Nació en la Hacienda de Molino de Caballeros, feligresía de Tlalpujahua, Michoacán, el 9 de junio de 1881; recibió la Ordenación Sacerdotal, el 30 de noviembre de 1904; fue Administrador Apostólico del Obispado de Chilapa, y el 8 de junio de 1923, preconizado Obispo Titular de Amurio y Auxiliar de Morelia; el 10 de noviembre de 1934, Arzobispo titular de Mistia y Cuadjutor de Morelia con derecho a sucesión.

Habiendo sido nombrado Arzobispo de México el día 20 de febrero de 1937; el 9 de agosto de 1837, nombrado Encargado de Negocios de la Delegación Apostólica de la República de México; el 14 de febrero de 1938 le fue impuesto el Sagrado Palio en la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, y 18 de junio de 1951 declarado Arzobispo Primado de la Iglesia Mexicana.

El 12 de mayo de 2011, a las 11.00 a.m., en la Catedral Metropolitana de la ciudad de México, se llevó a cabo la exhumación de sus restos. En el caso de Mons. Martínez se aprovechó la exhumación y reconocimiento de sus restos mortales para trasladarlos de la Cripta en donde reposan los arzobispos de México, a la Capilla de la Inmaculada Concepción de la misma Catedral. Actualmente está en proceso de beatificación.

Nació el 9 de junio de 1881 en la Hacienda Molino de Caballeros, lo que ahora es el poblado de San Antonio Molinos en el occidental estado de Michoacán. Fue hijo de Rosendo Martínez y de Ramona Rodríguez; al morir su padre lo amparó su tío materno el P. Casimiro Rodríguez. En enero de 1891 ingresó al Seminario Menor de Morelia. En 1897 pasó al Seminario Mayor.

El 20 de noviembre de 1904, recibió el Sacramento del Orden con el grado de Presbítero en la Capilla del Arzobispo, siendo nombrado Profesor del Seminario y poco después Vicerrector, cargo que desempeñó durante 32 años. Siendo Canónigo de la Catedral de Morelia fue designado Administrador Apostólico de la Diócesis de Chilapa el 6 de noviembre de 1922.

Fue consagrado Obispo Auxiliar de Morelia el 30 de septiembre de 1923, y coadjutor de la misma arquidiócesis el 10 de noviembre de 1934. Tras conocer a la Venerable Sierva de Dios Concepción Cabrera de Armida, Monseñor Martínez, se une a las Obras de la Cruz, haciendo votos como Misionero del Espíritu Santo.

Fue electo para guiar la Arquidiócesis Primada de México el 20 de febrero de 1937, teniendo en cuenta sus virtudes y gran prudencia, dada la delicada situación que atravesaba el país. Ejerció su ministerio con amor, fue un Buen Pastor que supo conducir su Iglesia con inteligencia y benevolencia logrando la paz hasta su muerte el 9 de febrero de 1956. Sus restos reposan en la cripta de los arzobispos de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México y actualmente se encuentra en proceso de beatificación.

1 Sin información de fuente.


32. El Emmo. y Revmo. Sr. D. Miguel Darío Cardenal Miranda Gómez

(1956 - 1977)

  • Designado: 1 junio 19561
  • Posesión: 29 junio 1956
  • Imposición capelo cardenalicio: marzo 19692
  • Renuncia: 19773

1 Era obispo titular de Selimbria y coadjutor del arzobispo Martínez desde el 20 de diciembre de 1955.
2 Fue el primer cardenal de la Iglesia mexicana.
3 Los datos de este arzobispo fueron tomados de la Gaceta Oficial del Arzobispado de México
.

Nació en León, Guanajuato, el 19 de diciembre de 1895. Estudió en el Colegio Pío Latinoamericano y fue ordenado el 28 de octubre de 1918. Director del Secretariado Social Mexicano en 1924, y Director de Acción Católica 1929.

Preconizado Obispo de Tulancingo fue consagrado el 8 de diciembre de 1937. Promovido como Coadjutor del Arzobispo de México con derecho a sucesión en 1956, en ese mismo año es nombrado Arzobispo.

Construyó el Seminario Conciliar Menor y su casa de vacaciones de Valle de Bravo, y consagró la nueva Basílica de Guadalupe el 12 de octubre de 1976. Presidente de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano, fue creado como el segundo Cardenal mexicano en 1969. Falleció el 15 de marzo de 1986.

Sus padres fueron Cipriano Miranda y María de las Nieves Gómez. Realizó sus estudios en el Seminario León y en la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma. Recibió la ordenación sacerdotal el 28 de octubre de 1918. Los años siguientes realizó trabajo parroquial en León y en 1929 ingresó como profesor al seminario de la misma ciudad.

Entre 1925 y 1929, debido a la persecución religiosa llevada a cabo por Plutarco Elías Calles, el padre Miranda estuvo en prisión y posteriormente fue enviado al exilio. El Papa Pío XI lo nombró Obispo de Tulancingo el 1 de octubre de 1937. Recibió su consagración episcopal el 8 de diciembre de manos del arzobispo Leopoldo Ruiz y Flores. Miranda fue nombrado Arzobispo Coadjutor de la Arquidiócesis de México y titular de Selimbria. El 28 de junio de 1956 fue nombrado Arzobispo de México.

El 3 de mayo de 1959, a petición del primado polaco, Stefan Wyszynski, el arzobispo Miranda consagró a Polonia, durante una ceremonia llevada a cabo en la Basílica, a la Virgen de Guadalupe. Asistió al Concilio Vaticano II (1962 – 1965) y fungió como presidente de la Conferencia Episcopal Latinoamericana entre 1958 y 1963. El papa Pablo VI lo creó Cardenal con el título de Nostra Signora di Guadalupe a Monte Mario en el consistorio del 28 de abril de 1969. Fue el primer arzobispo de México en ser creado Cardenal. Director del Secretariado Social Mexicano en 1924, y Director de Acción Católica 1929. Construyó el Seminario Conciliar Menor y su casa de vacaciones de Valle de Bravo, y consagró la nueva Basílica de Guadalupe el 12 de octubre de 1976. Presidente de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano.

Renunció al arzobispado de México el 19 de julio de 1977. Murió el 15 de marzo de 1986 en León, Guanajuato.

1 Sin información de fuente.


33. El Emmo. y Revmo. Sr. D. Ernesto Cardenal Corripio Ahumada

(1977 - 1995)

  • Designado: 19 julio 1977
  • Designación oficial: 29 septiembre 1977
  • Posesión canónica: 25 noviembre 1977
  • Cardenal: 3 junio 1979
  • Renuncia: julio 19951

1 Ibíd.

Nació en Tampico, Tamaulipas, el 29 de junio de 1919. Estudió en el Colegio Pío Latinoamericano y ordenado sacerdote el 25 de octubre de 1942. Consagrado Obispo auxiliar de Tampico el 19 de marzo de 1953, fue a sus 33 años el obispo más joven de la Iglesia Católica.

El 25 de febrero de 1956 es nombrado Obispo de Tamaulipas, promovido el 25 de julio de 1967 a la Arquidiócesis de Oaxaca y al Arzobispado de Puebla el 12 de marzo de 1976. En enero de 1979 recibió al Papa Juan Pablo II, fue nombrado copresidente de la Asamblea de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano y en ese mismo año creado cardenal.

Realizó el II sínodo de la Arquidiócesis de México. Falleció el 10 de Abril de 2008.

Nació el 29 de junio de 1919, Tampico, Tamaulipas, México. Estudió en el Seminario de Puebla de los Angeles, en Puebla; en la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma. Fue ordenado sacerdote el 15 de octubre de 1942, en Roma. Continuó sus estudios de 1942 a 1945. Consecutivamente, de 1945 a 1950, trabajó pastoralmente en la diócesis de Tampico; miembro de la facultad, administrador y vice-rector del Seminario de Tampico. Fue secretario de la curia diocesana de Tampico de 1950 a 1952.

Fue elegido obispo titular de Zapara y nombrado auxiliar de Tampico el 27 de diciembre de 1952. Es consagrado, el 19 de marzo de 1953 en Tampico, por Octaviano Márquez Toriz, arzobispo de Puebla. Fue transferido a la sede de Tampico, el 25 de febrero de 1956. Asistió al Concilio Vaticano II (1962-1965). Promovido a la sede metropolitana de Antequera, el 25 de julio de 1967. Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, 1967-1973. Asistió a la I Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 11 al 28 de octubre de 1969. Transferido a la sede metropolitana de Puebla de los Angeles, el 8 de marzo de 1976. Transferido a la sede metropolitana de México, el 19 de julio de 1977. Asistió a la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en Puebla, México, del 27 de enero al 13 de febrero de 1979; fue uno de sus tres presidentes delegados.

Fue creado Cardenal presbítero, el 30 de junio de 1979; recibió la birreta roja y título de Immacolata al Tiburtino, el 30 de junio de 1979. Representante especial del Papa al funeral de Óscar Arnulfo Romero Galdámez, asesinado arzobispo de San Salvador, en El Salvador, el 30 de marzo de 1980. Nombrado miembro del Consejo de Cardenales para el Estudio de los Problemas Organizativos y Económicos de la Santa Sede, el 31 de mayo de 1981. Enviado especial del Papa al Congreso Nacional Mariano, en La Paz, Bolivia, el 29 de enero al 5 de febrero de 1984. Asistió a la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en Santo Domingo, República Dominicana, del 12 al 28 de octubre de 1992. Renunció al gobierno pastoral de la arquidiócesis, el 29 de septiembre de 1994. Administrador apostólico, sede vacante, de México, del 29 de septiembre de 1994 al 13 de junio de 1995. Perdió el derecho a participar en el cónclave cuando cumplió los 80 años de edad, el 29 de junio de 1999.

Murió en su residencia particular en Tepepan, en la Ciudad de México, D.F. a causa de una trombosis el 10 de abril de 2008 y fue sepultado en la cripta de los Arzobispos de México en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.

 1 Sin información de fuente.


34. El Emmo. y Revmo. Sr. D. Norberto Cardenal Rivera Carrera

(1995 a la fecha)

  • Designado: 13 junio 1995
  • Imposición del palio: 29 junio 1995
  • Posesión: 26 julio 1995
  • Designado cardenal: 18 enero 1998
  • Imposición del capelo: 21 febrero 1998
  • Recibido como cardenal: 1 marzo 19981

1 Los datos de este arzobispo fueron tomados de la página de internet de la Arquidiócesis Primada de México: www.arzobispadomexico.org.mx.

Trigésimo tercer sucesor del arzobispo fray Juan de Zumárraga. Nació en la Purísima, municipio de Tepehuanes, Durango, el 6 de junio de 1942. Estudió en el Colegio Pío Latinoamericano y fue ordenado sacerdote el 3 de julio de 1966. Fue nombrado Obispo de Tehuacán y consagrado Obispo el 21 de diciembre de 1985.

Nombrado Arzobispo de México el 13 Junio 1995. Preconizado cardenal recibe el capelo el 21 de febrero de 1998. Miembro de la Congregación para el clero, miembro del Sínodo permanente de los obispos, miembro de la Congregación para el culto divino y disciplina de los sacramentos, miembro del Comité de presidencia del Pontificio consejo para la familia y miembro del Pontificio consejo para América Latina.

Además es presidente de la Comisión Episcopal para la Cultura, gran canciller de la Universidad Pontificia de México, presidente del Consejo Interreligioso de México, presidente del Consejo ecuménico de México y miembro del Consejo ejecutivo del centro histórico de la ciudad de México.

Nació en la Purísima, Tepehuanes, Durango, el 6 de junio de 1942, siendo sus padres los Sres. Ramón Rivera Cháidez y Soledad Carrera de Rivera. Después de cursar sus estudios de primaria en su pueblo natal, en el año de 1955 ingresó al Seminario Conciliar de Durango, donde hizo los estudios de Humanidades, Filosofía y un año de Teología.

Por invitación del Sr. Arzobispo Dr. Antonio López Aviña ingresó al Colegio Pío Latino Americano en el año de 1962, en el cual cursó estudios de Teología Dogmática en la Universidad Gregoriana en donde obtuvo el título de Licenciado. El 3 de julio de 1966 fue ordenado sacerdote por S.S. Pablo VI en la Basílica de San Pedro, en Roma.

Su primer ministerio pastoral lo desempeñó en el año de 1967 en la Parroquia de Río Grande, Zacatecas, donde fungió como Vicario Cooperador. En septiembre de 1967 fue llamado para ocupar la Cátedra de Teología Dogmática, misma que impartió durante dieciocho años, hasta ser preconizado Obispo de Tehuacán. También impartió Cátedra de Sagrada Escritura y Teología Pastoral y Espiritual. Durante cinco años fue Prefecto de Disciplina en dicho Seminario y Canónigo Lectoral de la Catedral de Durango.

Ha sido Profesor de Eclesiología en la Universidad Pontificia de México, desde su reapertura en 1982, al tiempo que alternaba en el Seminario Mayor. Ha estado siempre en contacto con los movimientos de seglares desempeñando los siguientes oficios: Asistente Diocesano de la Acción Católica de la Juventud Mexicana; Fundador y Asistente del Movimiento Jornadas de Vida Cristiana; Asistente Diocesano del Movimiento Familiar Cristiano; Capellán del Templo de San Martín de Porres, de varias casas religiosas y también de varias colonias populares.

Por encargo del Sr. Arzobispo ordenó la edificación de la Parroquia de Santa Rosa de Lima, en el fraccionamiento de jardines de Durango y el templo a María Auxiliadora en la colonia Juan de la Barrera de la misma Ciudad. Perteneció al Consejo Presbiteral desde que éste fue constituido, fue coordinador del mismo por dos periodos consecutivos. Fue secretario de la Comisión Diocesana de Pastoral, miembro del Consejo de Gobierno y Consultor Diocesano. Por varios años fue el encargado Diocesano de los Medios de Comunicación Social y el responsable del boletín diocesano de pastoral.

Fue secretario ejecutivo del Departamento Episcopal para la Familia, del cual, el Sr. Arzobispo D. Antonio López Aviña, es presidente. Fue nombrado Canónigo Lectoral de la Iglesia Catedral de Durango el 2 de febrero de 1983 y tomó posesión de su oficio el 11 del mismo mes y año. El 5 de noviembre de 1985 fue nombrado II Obispo de Tehuacán, por S.S. Juan Pablo II. El 21 de diciembre de 1985 se llevó a cabo su Consagración Episcopal en el Seminario Menor Diocesano de Tehuacán, Puebla, de manos del Excmo. Sr. Arzobispo de Durango Don Antonio López Aviña, Consagrante Principal, y Co-consagrantes los Sres. Arzobispos Don Adolfo Suárez Rivera, de Monterrey, Don Rosendo Huesca Pacheco, de Puebla, y veintitrés obispos más.

De 1989 a 1995 durante la Conferencia del Episcopado Mexicano fue nombrado Presidente de la Comisión Episcopal para la Familia cargo que ejerció por dos períodos. De 1993 a 1995 fue Miembro del Consejo Superior de la Universidad Pontificia de México y Presidente de la Sección Familia de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano. Desde noviembre de 1993 a la fecha es Miembro del Comité de Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia y Visitador Apostólico en los Seminarios Diocesanos y Religiosos. En febrero de 1984 fue Perito Consultor en la Sagrada Congregación para el Clero.

El 13 de junio de 1995 fue nombrado Arzobispo Primado de México, por S.S. Juan Pablo II. El 29 de junio de 1995 fue impuesto el Palio Arzobispal, por S.S. Juan Pablo II, en la Basílica de San Pedro, en Roma. El 26 de julio de 1995 toma de Posesión de la Arquidiócesis Primada de México, en la Insigne Nacional Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe. Arzobispo Metropolitano y Primado de México según bula del nombramiento del 13 de junio de 1995, Consejero de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Consejero del Departamento para América Latina, Gran Canciller de la Universidad Pontificia de México.

El 18 de enero de 1998 fue designado Cardenal de la Iglesia; el 21 de febrero del mismo año le fue impuesto el Capelo Cardenalicio por S.S. Juan Pablo II en la Basílica de San Pedro; el 1º de marzo del mismo año fue recibido en la Catedral Metropolitana como nuevo Cardenal Metropolitano.

Nombramientos como Cardenal otorgados el 1º de marzo de 1998: Miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Miembro del Comité de Presidencia del Consejo Pontificio para la Familia y Miembro de la Pontificia Comisión para América Latina.

Cargos como Cardenal: Titular de la Iglesia de San Francisco de Asís en Roma, Miembro de la Congregación del Clero y Miembro del Sínodo Permanente de los Obispos (realizado en octubre de 2001). Presidente del Consejo Interreligioso de México y Presidente del Consejo Ecuménico.

1 Sin información de fuente.

Datos tomados de la Galería que existe en la Catedral Metropolitana de México, así como de Sosa, Francisco, "El Episcopado Mexicano", 1877, México, del estudio "Cronología de los Arzobispos en México" de Carmen Saucedo y SIAME.

Todos los datos fueron tomados de: http://www.catedralmetropolitanademexico.mx/galeria-de-arzobispos.html

http://www.catedralmetropolitanademexico.mx/cronologia-de-arzobispos.html